Entrada destacada

Guía turística en Kenia

Viajar por Kenia requiere de todas las cosas que uno normalmente lleva cuando parte de viaje . Sin embargo, hay consejos que siempre vien...

miércoles, 29 de abril de 2015

Oasis en el desierto, San Pedro de Atacama, Chile


 #desierto #oasis #SanPedrodeAtacama #Chile

Desde el autobús me lleva al norte de la ventana de Chile, los paisajes fueron vistos en una belleza desolada. Todo era de color marrón, casi sin cambios, triste pero conmovedora, lo que sugiere la superficie lunar no lo sé. En todas partes, la tierra estaba totalmente roto en pedazos debido a la escasez de agua de lluvia.

Una de las excepciones, San Pedro de Atacama, fue un oasis en medio de la desolación. Literalmente. San Pedro está situado en una zona verde moteado, con casas de adobe que le dan un encanto especial a sus calles.

El ritmo de vida era lento y perezoso, para reflejar el calor abrasador de las tardes secas en el desierto de Atacama. Un hermoso lugar para invitar a unos días de relax en el tramo sudamericano de viajeros de todo el mundo.

viernes, 24 de abril de 2015

Pará (Belém) y el sur de Bahíao en Brasil


 #Brasil #viajesBrasil #turismoBrasil #surdeBahíaco

Me meto en el sur de Bahía, Brasil, donde diviso ballenas en Caravelas, Caraíva caminar por callejones de arena, un pueblo de pescadores, y apreciar la belleza única de una noche de luna llena en una playa de Porto Seguro. Siguiendo entonces a Belem, capital del estado de Pará, donde me Delicio con la magnífica cocina local. Nombres como açaí, cupuaçu, piracuí, mejillones, tacacá, pavón y tucupi convertido definitivamente familia. Y el paladar gracias.

Pruebe la gastronomía local es uno de los mayores placeres de viajar. Probar nuevos sabores, diferentes especias, placas con los nombres indescifrables, alimentos de aspecto dudoso, por último, de riesgo. En las tabernas de la calle o los mejores restaurantes. Si los ojos se deleitan con un paisaje impresionante y el olor de un olor misterioso, es imprescindible para que el paladar también se sorprenda. Ya sucedió en muchos lugares en los que tengo - carne de murciélago que sabía en Laos, por ejemplo, es uno de los manjares más inverosímiles que he tenido ocasión de probar - y volvió a suceder, así que llegué a Belém, Pará de la capital del estado brasileño . Una semana dedicada al paladar.

Visión general del mercado de Ver-o-Peso en Belem, Brasil

Una de las primeras cosas que hice en Belén, sin embargo, no tenían nada que ver con la cocina. Visité el hermoso Teatro da Paz - El orgullo de la capital del estado - un edificio extraordinario y rosado y tamaño imponente. Cuando fui allí, tallo un ensayo para una ópera. Era necesario un silencio absoluto. Por ello, la visita fue muy corta. Pero basta ya de que me diera cuenta de la magnificencia de que la sala de conciertos que, junto con el Teatro Amazonas en Manaus, son los más emblemáticos del norte de Brasil.

Sigue entonces el mercado inevitable Ver-o-Peso, situada en Guajará Bay, que pretende ser el mercado al aire libre más grande de toda América Latina. Todo se vende en casi dos mil puestos de Ver-o-Peso. Acai en la taza - una especie de cuenco - llano o con pescado. Zumos naturales y frutas tropicales como la acerola o cupuaçu. Delicioso. Peces de todos los tamaños, como surubin, piramutaba, el bajo pirarucú o pavo real, la merluza o el amarillo. Y salados camarones, carne, harina, tapioca, verduras, especias, hierbas y artesanías, todo está en la Ver-o-Peso.

También hay remedios como "viagra natural" cuyos efectos supuesta adivina fácilmente y que "Su Louie", ambos insistieron en que tomo. Y, por supuesto, una de las curiosidades del mercado: los "mágicos" pociones. Se venden en frascos de vidrio con tapones de corcho y - decir! - Curar cualquier dolencia, romper cualquier hechizo quitarás el mal de ojo o atraer el amor a alguien deseaba. Lo creas o no los efectos, el simple acto de puestos excéntricos ir y hablar con los vendedores de amistad es, en sí mismo, fascinantes.

Detalle de un puesto de pescado

La nave, esto, no es sólo en la Ver-o-Peso. La cerámica marajoara - el arte más carismático de la región, que surge de la Isla de Marajó - está presente en toda la ciudad. Visité un taller en la zona Icoaraci, principal polo de desarrollo de marajoara cerámica situada veinte kilómetros de el centro de Belén, donde pude apreciar cómo se realizó el trabajo. El cien por cien artesanal. Los resultados fueron los lanzadores, ceniceros y un sinfín de piezas decorativas de belleza indiscutibles. Al igual que la réplica de un "taparrabos" tanga, de forma casi triangular, usado por los miembros femeninos de la tela tribu indígena, habitantes de los márgenes de Río Ucayala.

Por la noche, de vuelta al centro de Belén, que era el momento para cumplir con una de las áreas renovadas de la ciudad: los muelles. Una vez a la línea de costa de mala muerte, ahora alberga un complejo de ocio y de buen gusto cultural. Tiendas pontificado de artesanía, un auditorio, bares y restaurantes de moda. El mismo concepto se aplica en algunas ciudades portuguesas, proporcionando un lugar agradable para una tarde relajada o una cena por el río.

Fue precisamente en los almuerzos y cenas que más me sorprendió en Belén. En tenedor, cuchillo o una cuchara en la mano, disfrutó de los cuencos de acai con tapioca. Me enamoré por los jugos de la mañana cupuaçu. Repetí el pato de moda en tucupi y comí mucho, mucho pescado y mariscos. Como pavón apetitosa relleno y asado en el horno. Enxova con ensalada de camarones. Cangrejo "Nails". O un pastel piracuí increíble. Y, por último, un verdadero manjar sabía un puesto callejero en Icoaraci. La versión de Pará tacacá, una especie de caldo espeso y fuerte hecho de la base de yuca - de la que se extrae una goma de color blanquecino - jambu - un vegetal en la región -, sal y pimienta camarones. Sublime.

Preguntas más frecuentes en todo el mundo


 #preguntas #preguntasviajes #viajarporelmundo #preguntasturismo #sobreviajes

No tiene miedo a viajar solo? ¿No es peligroso?

En general, el mundo está a salvo. Use el sentido común y no transporte, por ejemplo, relojes de oro de una noche en Caracas y estará a salvo de problemas para la mayor parte del tiempo. O evitar lugares como Bagdad hasta que las cosas se calmen un poco más. Estoy seguro de que entiende lo que quiero decir. En cualquier caso, es lógico que las cosas desagradables pueden suceder - y pasar! Pero ni siquiera pensar en dejar de viajar porque alguien dijo que un lugar es muy peligroso. Probablemente el mayor peligro al que nos enfrentaremos en su viaje alrededor del mundo pasará por las calles de una gran ciudad asiática. Vale la pena el riesgo, no vale la pena?

¿Cuánto es una vuelta al mundo?

Depende! Depende de los países que quieren visitar (un mes en Laos cuesta mucho menos que un mes en Australia, por ejemplo). Depende, por último, el nivel mínimo de confort requerido por el viajero (puede dormir por dos o doscientos dólares la noche, me encantaría comida de la calle o prefieren los restaurantes más distintas). Y aún depende de lo rápido que viaja (la más rápida de viajar, el más caro es porque el envío coste / día diluye menos). En definitiva, depende de cada viajero y su estilo de viaje.

? Vea la Calculadora de Presupuesto de viajes que he creado en un intento de ayudar a otros viajeros para calcular el costo de su viaje (archivo de Excel, en Inglés).

Son ricos?


No. Desde hace un par de años me ahorré todo el dinero que pudo para conseguir el objetivo de viajar durante un largo periodo de tiempo, en lugar de gastar en cosas perfectamente prescindibles.

¿Cómo llevar el dinero?

Para realizar pagos y retirar dinero en moneda local, la confianza en dos de las tarjetas de crédito Visa red - uno de los cuales relacionados con el programa Victoria TAP - y dos tarjetas de débito de la misma red, que pertenece a una cuenta principal y una segunda emergencia. Todavía tomó unos seiscientos dólares en notas, para responder a cualquier imprevisto.

Habías saliendo toda la ruta planificada?

Si y no.
Es cierto que pasé cientos de horas leyendo las experiencias de otros viajeros, la búsqueda de información sobre lugares para ver fotos, leer y escribir mensajes en los foros sobre los viajes y los viajeros a elegir los lugares a visitar, transporte, formas de llegar allí Por último, para averiguarlo. En ese sentido, sí, tengo un plan. Sobre todo porque una idea de los países que querían visitar me permitió estimo, más o menos, el costo total del viaje.

Pero el verdadero placer de un largo viaje es precisamente la flexibilidad de cambiar ningún tipo de planificación previa. Porque alguien recomienda un lugar "debe ver". Debido a que la situación sobre el terreno aconseja evitar cualquiera de estos lugares en un conflicto latente: Respecto de los asuntos financieros, ya que el clima no se desea, o simplemente porque él cambia de opinión. De hecho, creo que hasta que la libertad de elegir dónde despertar a la mañana siguiente no tiene precio una odisea de esta naturaleza. En ese sentido, no, no tengo planes definitivos.

lunes, 20 de abril de 2015

Victoria y Itaúnas, Espírito Santo, Brasil


 #Victoria #Itaúnas, Espírito Santo, Brasil, Turismo brasil, viajes a Brasil

Voy al Espíritu Santo, considerado el estado más peligroso en Brasil. Recorrido por lugares no hay rastros de violencia, sé el trabajo artesanal de los alfareros de Goiabeiras y poner fin a la semana en un pueblo que ha cambiado de ubicación debido al imparable avance de las dunas. Y es aquí, en este pequeño paraíso llamado Itaúnas - la capital del estado de forró - que me doy cuenta de que la ley de la bala sigue reglas, de hecho, en algunas zonas del Espíritu Santo.

Oren estadísticas que el Espíritu Santo es el estado más peligroso en Brasil. Esto refleja numerosos asesinatos y crímenes violentos que ocurren diariamente en los suburbios de la capital, Victoria. Pero recuerdo ser un adolescente y alguien dicen un juego de palabras en los promedios sujetos y estadísticas que se reducían a la siguiente ironía: "si un hombre come un bistec y otra media bistec no, en promedio, cada uno comió, por lo que estadísticamente, son tanto bien alimentados ". Es absurdo obvio, pero es exactamente lo que parece suceder en el Espíritu Santo. Es decir, junto a algunos lugares con niveles increíbles de violencia - que tratan brutalmente las estadísticas oficiales - otros es absolutamente tranquilo. Fue este último el que me llevó Tadeu.

Vendedor de piña en Anchieta, costa de Espírito Santo, Brasil

Había conocido al fotógrafo Thaddeus Bianconi durante las celebraciones del Inti Raymi en Cusco, Perú. Unos meses más tarde, cuando el reloj marcaba las cinco de la mañana del caluroso y húmedo, como él me estaba esperando en la terminal de Victory Road - tu ciudad. "Tengo muchas cosas que le muestre en el Espíritu Santo; vamos a empezar por los alfareros "- dijo, se abrió de golpe.

La oficina está en la lista de "Patrimonio Cultural de Brasil". Dicen, además, que los alfareros son la "cara" del Espíritu Santo. "Olla de barro, la raíz de la cultura capixaba" - se puede leer en un folleto promocional de la obra de los alfareros de la región Goiabeiras. Cuando llegamos allí, estaban preparando, al aire libre, un pozo de fuego para la quema de las ollas. En el interior del almacén, las mujeres modelan, raspado y pulido de las piezas de barro - las etapas antes de grabar. Después de la cocción, las ollas fueron azotados (pintadas) con una escoba mojada en tinta tanino, un producto natural que se obtiene de la corteza de un árbol de mangle. Se levantaron, así, piezas negras de gran belleza, el resultado de una nave genuinamente tradicional y característico de la región.

Días después, Tadeo me llevó a la costa sur de Espírito Santo. Así que pude disfrutar de la vida cotidiana de una región costera libre de turistas. Exteriores prácticamente desconocen el estado y los brasileños - en su mayoría mineros y Espirito Santo - sólo empezará a invadir las ciudades turísticas allí durante el mes de noviembre.

Viejo pescador lleva un atún en tierra en Itaipava, Brasil


Por lo tanto, se deleitaba con las cosas sencillas de lugares igualmente simples. Al igual que el vendedor de piña en Anchieta, que tenía su vieja furgoneta aparcada en su lugar habitual, con piñas colgando de la caja del vehículo. O que otro hombre, más viejo, que leyó fácilmente el diario, sentado en una silla de plástico en la playa de arena Negro, en Guarapari. La playa era la suya, sólo suya, ni la visión de un enorme edificio, en el borde de la bahía de la curva, ahogada la tranquilidad del momento. Viajará.

A su llegada a Itaipava, notó un movimiento de hombres de cubierta de plástico azul y expectante. Cargadores y estaban esperando órdenes para descargar el pescado un barco atunero que había llegado a la pequeña playa antes. Después de unos minutos, los hombres entraron en acción. Descarga en el hombro, a la tierra, uno por uno, el atún pesado. Todo mucho más primitivo que había visto en su vida, por ejemplo, en Faial.

Días más tarde, con el olor del mar atrincherado y curiosidad por la inusual historia de un pueblo más al norte, continuaría su viaje a Itaúnas. Y Itaunas es de hecho un pasado interesante. Es un pueblo situado cerca de la frontera con Bahía y ya se ha visto obligado a reubicarse debido al imparable avance de las dunas. "Esta es la foto de la última familia a abandonar el viejo Itaúnas" - me dijo Apoena, acogida afable en el pueblo, que apunta a una fotografía tomada por su padre. Itaúnas luego se sentó a unos cientos de metros tierra adentro y ahora vive en el turismo. Mantiene las calles y la suciedad de arena, el ritmo de un edén tropical y el pueblo de pescadores de aire tradicionales. Los que fueron a pescar un día bajo un calor abrasador, los arroyos cercanos.

Caminando sin rumbo por las calles de Itaúnas vino a la mente el Ceará Jericoacoara - un lugar fascinante que he tenido el privilegio de conocer. El encanto de "Jeri" es incomparablemente mayor, pero el ambiente en Itaúnas, además de la ausencia de gente, fue similar en todos los aspectos. Había llegado una semana antes y habría experimentado un Itaúnas diferente.

De la pesca en un barco de la frontera siguiente canal Itaúnas entre el Espíritu Santo y Bahía, Brasil
Aunque hubo carteles en la ciudad para anunciar: "Festival Forró 2005". El festival es el evento más importante de Itaúnas y responsable de la fama que la ciudad ganó la capital del estado de forró. El tema se mantuvo en boca de todos. "Si hubieras estado últimos week'd ver la locura que era" - me dijo, el propósito del evento. Miles de personas se unieron al placer de un baile sensual como la danza, donde el contacto físico es permanente y provocativa. Me imagino que la "locura" que han sido. Pero eso fue sólo buena parte de las festividades.

Consistieron también que durante el festival, hubo numerosos robos y asaltos en Itaúnas. Carteristas simples actos de asaltos a comercios y restaurantes, un poco de todo sucedió. En un lugar tan pequeño como Itaúnas, las proporciones de los robos eran "sin precedentes". "Outsiders", que se apresuró a Itaúnas durante la semana del forró con este mal propósito. Pero también los nativos. Y eso es lo que la mayoría de los residentes molestos. Hasta el punto, buena forma de una tierra sin ley, al parecer han tenido en la mano para resolver el problema. "Dos de ellos son muertos" - dijo una noche en la mesa de un bar, un residente Itaúnas ya con unas cuantas cervezas para aflojar la lengua y más de lo previsto. Y añadió: "los otros dos ya están clasificadas ... en quince días." Si esto sucede en el tranquilo Itaúnas, tal vez las estadísticas tienen alguna razón.

viernes, 17 de abril de 2015

Gran Sabana en Ciudad Bolívar, Venezuela


 #Sabana #CiudaddeBolivar #Venezuela #TurismoSudamérica #turismoaventura

Inscrita en el sureste de Venezuela y parar en el primer pueblo existente después de la frontera. Allí, en Santa Elena de Uairén, me encanto la vista de las formaciones montañosas que los indios Pemón llamados tepuyes y la belleza verde de la Gran Sabana. Y sigue luego a Ciudad Bolívar, la ciudad fue renombrada en honor del "Libertador" de la patria, Simón Bolívar, no antes de presenciar los controles policiales intrigantes en las carreteras de la región.

Santa Elena de Uairém fue la primera ciudad que encontré después de cruzar la frontera con Brasil. Solo tienes que introducir Venezuela y, a diferencia de la mayoría de las ciudades fronterizas que he conocido, era un lugar relajado. Era una hermosa ciudad - ni mucho menos - pero no tenía que pequeñas zonas fronterizas caos común, no el ambiente típico lugar sin ley. Me di cuenta de la ausencia del ruido de los cambiadores de dinero de la calle, los vendedores agresivos, pícaros en oportunistas generales y otros. Una sorpresa.

Arroyo hermoso en la región Soroape, Gran Sabana, al sureste de Venezuela

No obstante, los viajeros no suelen delongar la ciudad. Vienen con objetivos claros y están en Santa Elena de Uairém suficiente tiempo para organizar las actividades previstas. Visite los exuberantes paisajes de la Gran Sabana y conocer al misterioso mundo de los tepuyes venezolanos.

Tepui fue como el pueblo indígena Pemón llamados a las formaciones superiores y verticales planos y profundos acantilados que abundan en la región. La palabra simplemente significa montaña. Pero no hay montañas, los tepuyes. Formaciones que son el resultado de millones de años de erosión y, por encima de los cuales, debido a su aislamiento el uno del otro, han desarrollado ecosistemas únicos en flora y fauna particulares. Muchas especies han desarrollado no hay ningún otro lugar en el planeta. Aparece, además, que cerca de la mitad de las plantas presentes en la parte superior de tepuyes son endémicas, lo cual, de ser cierto, coloca con uno de los más alto porcentaje de animales en endémica en todo el mundo.

Un viajero brasileño fotografiar uno de los tepuyes de la Gran Sabana, en el mirador "Los Cuatro Vientos", Venezuela

De todos los tepuyes de la Gran Sabana, hay una que es especialmente conocido entre los viajeros, gracias a la facilidad con la que uno puede ascender a su cima. El Roraima es una meseta situada a 2.700 metros sobre el nivel del mar y situado en la frontera tripartita entre Venezuela, Guyana y Brasil. Cumplió los viajeros que acababan de regresar esta aventura agotadora de seis días. Como un estonio que con cansancio, pero una hermosa sonrisa, dijo: "Fue una experiencia muy agotador, pero fascinante. Mantente al tanto de Roraima fue maravilloso ". Sin valor para enfrentar la larga caminata a esta joya natural, acaba de visitar unas cascadas y miradores, que disfrutan mucho los tepuyes, surgido en la serena belleza y verde de la Gran Sabana, y decidió entonces jefe de Ciudad Bolívar, en un autobús nocturno.

Viajando por la noche es casi siempre una gran ventaja. En tren o autobús. Se pierde el placer de ver el paisaje, por supuesto, pero ahorra hasta un hotel de noche, correr hasta largas distancias sin esfuerzo y se despierta en un nuevo lugar listo para explorar, después de una noche de sueño. Casi siempre.

Eran las siete de la tarde, cuando un todo-terreno me dejó en el primero de los muchos puestos de controles militares la salida de Santa Elena de Uairén. Ride llegó la Gran Sabana y el autobús con destino a Ciudad Bolívar salen de Santa Elena de Uairen hay media hora. No fue así atrapados en el origen de tiempos. Afortunadamente. Porque entonces pude ver el misterioso control que los profesionales del ejército efectuavam en todos los vehículos de transporte. Nos enviaron a parar, se abrieron las puertas y el portón trasero, señalaron linternas en el interior de ambos, miraron, pidió algo así como "el líder de allí?" Y, un minuto o dos más tarde, ordenando a los vehículos que perseguían viaje. Nada mas.

La simpatía de los jóvenes estudiantes venezuenalas en Ciudad Bolívar
Intrigado, y después de ganar la confianza con el grupo que proporcionó la patrulla, me decidí a pedir el cable de servicio que buscó en esas revistas. "Todo" - respondió con aire de quien tiene la tarea de algo importante. "Las drogas, las armas, los inmigrantes ilegales ... todo!" - agregó. Respuesta Curioso. No había perros incluso para las búsquedas. Y no se me ocurrió que alguien transporte de drogas, armas o cualquier cosa ilegal hacerlo, precisamente, por encima de todo el resto del equipaje y la vista de las autoridades. Una mera formalidad, así. Había estado esperando para profundizarla, pero por si acaso, yo opté por el silencio.
Algún tiempo después, los faros iluminan el puesto de control de bus. A lo largo del viaje, cada par de horas, la parada de autobús y se vio afectada por los militares. Pasaportes Asked, compararon la foto con la persona, se fueron a la siguiente pasajero. Sólo recuerde este tipo de controles en otro país y por diferentes razones. Fueron controles mucho más estrictos y dirigido, claramente, registrar el movimiento de personas en todo el país. Fue en Birmania (Myanmar), un país gobernado por una junta militar. No esperaba ver esto en Venezuela. Cuando finalmente llegó a Ciudad Bolívar, no había dormido ni disfrutamos del paisaje.

El una vez llamado Angostura fue la ciudad donde el héroe nacional Simón Bolívar - "El Libertador" - estableció la base de las operaciones militares contra las fuerzas españolas que iban a resultar en la expulsión. Hoy, Ciudad Bolívar todavía tiene algunas características coloniales, un centro histórico hermoso y colorido y muchos jóvenes. Pero bajo temperaturas que rondaban casi constantemente unos cuarenta grados abrasador, no había nadie se aventuró en las marchas por la ciudad, además de lo esencial. La sombra fue uno de los "bienes" más preciados en Ciudad Bolívar, el calor era insoportable. El momento ideal para conducirme al lado quietas aguas del Caribe venezolano.

miércoles, 8 de abril de 2015

Montevideo y Colonia del Sacramento, Uruguay


 #Montevideo #ColoniadelSacramento #Uruguay #turismolatinoamérica #TurismoenUruguay #Uruguaynatural

Al otro lado del Río de la Plata y el aterrizaje en Colonia del Sacramento, una ciudad histórica fundada por los portugueses, antes de viajar a Montevideo, capital de Uruguay. Luego, a través de términos de agua caliente vagando bajo el brazo de los transeúntes, cambiar la yerba mate para la cerveza y la barbacoa durante el día de ajetreo característico Mercado del Puerto - el lugar de encuentro sábados por la tarde en la ciudad.

Introduzca un mercado trae casi siempre agradables sorpresas. Uno ve las frutas y verduras de cada lugar, las minorías étnicas que venden sus productos hechos a mano, el aspecto desconocido de la comida y degustar productos extraños o falsificados "originales" y "garantizado". Una variedad de bienes, personas y sabores que ayudan a asimilar una ciudad, una región, un país.

Casco antiguo de Sacramento, Uruguay de Colonia


Recuerdo, por ejemplo, las mujeres Dao y H & 'ntre la venta de sus webs en el mercado semanal de Sapa, Vietnam. Los olores de los puestos de comida en la Indein en las orillas del lago Inle, Myanmar. Hombres jugando al billar en el mercado Kharkhorin, Mongolia profunda. Los colores de las telas en dicho mercado en Dili, Timor Oriental. El tráfico caótico del mercado flotante de Cai Rang, el delta del río Mekong. O, más recientemente, las barras de polvo y dinamita secos venden a cualquier persona en el mercado minero en Potosí, Bolivia.

Apenas llegado a Uruguay, a bordo de un ferry que cruzaba el Río de la Plata y se acopló en Colonia del Sacramento - una ciudad fundada por Manuel Lobo en 1680 - me advirtió que era "obligatoria" de pasar el sábado por la tarde en el Mercado del Puerto de Montevideo. Tenía sólo dos días para explorar la pequeña pero hermosa Colonia.

La influencia portuguesa se hizo evidente en la arquitectura del centro histórico, clasificado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Un centro con decenas de edificios coloniales muy bien conservadas y llena de museos. El Museo Municipal, el Museo Paleontológico, el Museo de la India, el Museo Español, el Museo del Azulejo y por supuesto el Museo Portugués. En este último, que se encuentra en el centro de la Plaza Mayor, el centro histórico, se puede disfrutar de fragmentos de azulejos lusos del siglo XVII retirado de excavaciones del Bastión del Carmen, antigua fortificación de la época colonial. Y ropa y monedas de otros tiempos. Y piezas de cerámica popular contemporáneo proveniente de la región del Alentejo, Minho y Tras-os-Montes, provocando un suave nostalgia en los que no han pisar suelo portugués durante tantos meses. Luego llegó el sábado por la mañana y la hora de tomar un autobús hacia Montevideo, en vez de seguir el consejo recibido y mirar los disturbios en el Mercado del Puerto.

Era un edificio cuadrangular, arquitectura antigua y curiosa. No es la venta de ropa, gafas de sol Ray Ban, fruta o discos piratas compactos. Había, en cambio, una gran cantidad de carne y cerveza. Fue restaurantes a mercado. El equivalente a nuestros asadores, pero en un ambiente totalmente informal. Cientos de jóvenes emborcavam cervezas tres cuartos de litro, comió barbacoa, citas o tratado de entablar una conversación con las hermosas morenas de la capital. Era como una fiesta nocturna que eran, en plena luz del día. La pista de baile había sido sustituido por el centro del mercado, sin mesas y sillas. Los mostradores de los bares eran los restaurantes. Y, a eso de las cinco de la tarde, cuando estaba a punto de cerrar, los mismos hombres alegres, de trastornos del habla y torpe pie. Una reunión espontánea, muy social y sin pretensiones.

Vista de una plaza en el centro de Montevideo, capital de Uruguay

La vida nocturna era aún más intenso. Pero todo había comenzando bastante tarde. A la media noche, por ejemplo, las calles permanecieron latentes y los bares casi sin gente. Un poco más tarde transfiguravam y estaban llenos de gente joven, hermosa y bien vestida. Podría ser cualquier capital europea, no era algo muy peculiar en algunos transeúntes.

Ya en las calles de las ciudades argentinas no habían dado cuenta de ese fenómeno, pero, en Uruguay, el tamaño de la misma era mucho más grande. La gente llevaba bajo el brazo términos que contienen agua caliente, como un periódico enrollado. En un lado, un jarrón extraño hizo de cristal y trabajó, que la falda invariablemente una especie de boquilla metálica. Hierbas verdes llenaron la copa y dijo que, de vez en cuando, la parte superior de la boquilla fue llevado a la boca individuo de la reunión. Todo el mundo lo hizo.

Vi este ritual los peatones en las personas que se sientan en los bancos del parque, en los cafés y restaurantes, en las tiendas de los empleados, en todas partes. ¿Qué había en la copa fue la yerba mate, que los uruguayos son los mayores consumidores del mundo. "Cada bebida uruguaya en promedio 540 litros de mate por año" - podía leer un cartel colocado en la cocina de un albergue de Montevideo. Probado, curioso, para luego abandonar. Para un paladar acostumbrado, sabor amargo y fuerte no fue nada agradable. Después de un par de intentos me quedei para bebidas más conocidas. Una cerveza para acompañar un asado jugoso, el Mercado del Puerto de Montevideo.