Entrada destacada

Guía turística en Kenia

Viajar por Kenia requiere de todas las cosas que uno normalmente lleva cuando parte de viaje . Sin embargo, hay consejos que siempre vien...

Mostrando entradas con la etiqueta ruinas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ruinas. Mostrar todas las entradas

miércoles, 16 de febrero de 2011

Oasis en el Desierto - Un valle Fértil



Un valle fértil
Shibam constituye la primera población a lo largo del Wadi Hadhramout, un valle fértil de 160km de extensión en medio de un desierto de rocas y dunas que fuera poblado hacia el siglo III a.C.

Camino al este encontramos el pueblo de Say'un y uno de los palacios más opulentos de los últimos imanes, aquellos tiránicos reyes que gobernaron al país durante siglos. El palacio se encuentra enclavado en una colina, reinando como vigía alerta de la ciudad que se halla a sus pies. Su estructura de enmarañados pasillos y escaleras empinadas sirve como museo arqueológico y lugar de exhibición para los tesoros de los antiguos reyes.

Hacia el norte, a 35km, se emplaza Tarim, el centro espiritual de Yemen, que con sus más de 300 mezquitas se ha convertido en el principal punto de enseñanza del musulmán sunnita. Dentro de sus escuelas se puede ver a los niños repitiendo los versos del Corán mientras un maestro se pasea entre los bancos, regla en mano... por aquello de que "la letra con sangre entra".

Aguas de otros tiempos Son tres los puertos que se establecieron sobre las costas de océano índico y que en tiempos pasados vieron su mayor esplendor. Los de Mukalla y Aden siguen en servicio y han dado lugar al surgimiento de ciudades prósperas y modernas.

Pero el más legendario entre ellos, el de Qana, hoy día sólo alberga algunas pocas ruinas.

Qana fue, desde el siglo XV a.C, el comienzo de la "Ruta del Incienso y el Oro". Desde sus costas partían hacia las lejanas Gaza y Egipto, caravanas de 3000 camellos cargados del tan preciado incienso. Éste era usado tanto en medicinas como en cosméticos, pero lo que fue aún más importante, en todos los ritos religiosos de Egipto, el imperio romano y las provincias israelitas. Su peso, literalmente, valía oro.