Entrada destacada

Guía turística en Kenia

Viajar por Kenia requiere de todas las cosas que uno normalmente lleva cuando parte de viaje . Sin embargo, hay consejos que siempre vien...

Mostrando entradas con la etiqueta turismo y viajes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta turismo y viajes. Mostrar todas las entradas

jueves, 10 de febrero de 2011

Turismo en Venezuela - viajes de placer


Cuenta la leyenda que cuando Colón pisó estas arenas venezolanas quedó encantado con el lugar que bautizó con el nombre de la princesa Margarita de Austria, su enamorada secreta.

Otros alegan que el nombre -que en griego significa "perla"- alude a la abundancia de las mismas en sus aguas. Estas riquezas llegaron a oídos de los piratas más famosos de la historia y sus indeseables visitas explican la fortificación de la zona. En el camino al hotel, se aprecian algunos vestigios del intento" protector: el Fortín de la Galera en Juan Griego, el Fortín La Caranta, el Castillo de San Carlos Borromeo en Pampatar y el Fortín Borromeo en Santa Ana.

Al llegar, basta echar un vistazo a los jardines babilónicos, la inmensa piscina y la hermosa playa privada del hotel Barceló Dunes, para disipar toda duda acerca de dónde habrán de discurrir gran parte de las vacaciones. Es imposible resistir la tentación de este paraíso rodeado de palmeras agitadas por una brisa cálida que invita -literalmente- a no hacer nada. No obstante, hay que ponerse en marcha... Isla Margarita espera.

Un viaje en el tiempo
Comenzamos por La Asunción, la capital del Estado de Nueva Esparta, conformado por Margarita y sus aledañas, las islas de Cubagua y Coche.

Todo transcurre en la plaza Luisa Cáceres de Arismendi, donde se hallan la catedral de Nuestra Señora de La Asunción y una casa de artesanías muy completa. Las pequeñas callecitas comienzan a trepar el cerro Copey, provocando un curioso efecto en las casas, desde donde algunas señoras se dedican a balconear mientras toman su desayuno... "Pueblo chico, infierno grande", reza el dicho.

A pocos minutos de la plaza, mientras la carretera sube y baja sin criterio aparente, desde la cornisa de la sierra que bordea el Copey se divisan dos torres blancas y puntiagudas emergiendo de una densa alfombra verde: son las torres del Santuario de la Virgen del Valle, en el Valle del Espíritu Santo.

La imagen de la patrona de los marineros y de los pescadores (y hasta de la armada venezolana) se encuentra a cada paso en Margarita. Sin embargo, es este delicioso pueblo entre La Asunción y Porlamar, el destino predilecto de miles de peregrinos que llegan desde toda Venezuela, durante todo el año y -muy especialmente-

lunes, 7 de febrero de 2011

Pampatar - Un pueblo con savor a Sal


Con sabor a sal
Pampatar, antiguo pueblo de pescadores, parece detenido en el tiempo. Sus somnolientas calles laberínticas y sus construcciones coloniales exhiben una divertida combinación de colores, típicamente caribeña.

En idioma guaiquirí, Pampatar significa "pueblo de la sal", y así se lo llamó debido a su proximidad con las salinas ubicadas cerca del puerto. Quienes se alojen allí tendrán ocasión de admirar vestigios coloniales de la ciudad, tales como el castillo de San Carlos Borromeo -una fortaleza reconstruida íntegramente luego de haber sido atacada por piratas-, la iglesia parroquial -que data del siglo XVIII- o la Casa de la Aduana, que supo ser amarilla y hoy exhibe un celeste furioso.

En la rambla, la arquitectura cambia radicalmente. Allí se perfilan modernos hoteles que dan al mar, permitiendo a sus huéspedes disfrutar de un espectáculo sin cargo: los barcos sardineros recogiendo sus redes, mientras cientos de pelícanos los sobrevuelan y, de a ratos, se precipitan como kamikazes emergiendo con su pico abultado por alguna sardina.

Arena y sol
Finalmente, todo se resume en lo que cualquier mortal que ponga un pie aquí viene a buscar: la playa. No importa de dónde se venga, la postal caribeña surte efecto y desde que empacamos la malla, los shorts y el pareo, los chapuzones y la idea de "lagartear" al sol rayan en la obsesión. El viaje promete y, una vez más, el destino cumple, porque en esta bendecida península venezolana hay playa para todos los gustos.

Comenzamos por El Yaque, reducto joven donde los fanáticos del windsurf están de parabienes: en este rincón cercano al aeropuerto, los vientos alisios no dejan de soplar, agitando las aguas. Palapas frente al mar, salsa y reggae de fondo, guardería y alquiler de tablas más algunos hoteles divertidos y económicos hacen que los windsurfers únicamente abandonen sus piruetas en el agua cuando cae el sol.

Hacia el nordeste, en Playa El Ángel -así bautizada por una formación rocosa que simula un ángel de alas abiertas- el oleaje es más suave, pero igualmente encantador.

domingo, 6 de febrero de 2011

La Isla Margarita - viajar a Venezuela


Como dicen sus pobladores, en Isla Margarita hasta la sal es dulce. Carreteras sinuosas bordean inmensos morros vestidos de un verde estridente que mojan sus pies en el mar; esquinas y playas decoradas por flor de reina, girasoles, palmeras, y el arrorró de olas incesantes que barren una interminable estela de arena. La isla que enamoró a Colón ofrece vacaciones buenas, bonitas y, además, baratas.

A tan solo una hora de vuelo desde Caracas, esta tierra se vislumbra entre acolchonadas nubes blancas. El sol la acompaña de a ratos y cuando brilla, es como si se la observara a través de un caleidoscopio, con el desierto de Macanao al este y los cerros de vegetación generosa al oeste; entre ambos se halla el istmo de La Restinga, poblado de manglares, que une las dos partes. Cualquiera de sus playas es excusa suficiente para subirse al avión y visitar la isla. Sin embargo, hay mucho más para quien se anime a descubrirla.

Una vez en tierra, buscamos ansiosamente las "flores de los enamorados"; pero los margariteños no fueron los precursores del deshoje de las margaritas y, en realidad, la flor nacional es la orquídea. Originalmente el territorio estaba habitado por indios guaiquiríes y su nombre antiguo -Paraguachoa- significa "lugar de pesca abundante".

Sin embargo, como en otros puntos de América, la colonización española trajo grandes cambios, la pobló de fortalezas y mudó su nombre a Margarita.

jueves, 3 de febrero de 2011

San Fransisco - Pelourinho y sus Iglesias


No es posible describir esta ciudad sin mostrar los rasgos de su gente: una mezcla de descendientes de europeos y de esclavos traídos desde África en bodegas que no solo transportaban personas como si fueran ganado, sino también su cultura, sus creencias, sus mitos, su música, arte y sabiduría.

Y es esa gente -y solo ella- la que le dio vida y nombre, y se lo sigue dando. No es casual encontrar a las mujeres vestidas de blanco y ataviadas con turbantes, cocinando manjares típicos detrás de una mesita en plena calle.

Ni rastrear lo más profundo del sincretismo religioso afroamericano en alguna ladera empedrada, bordeada por casitas humildes de las que se escapa el batir de los tambores. Solo aquí aparecen los hombres vestidos de blanco que parecen bailar y están luchando, o viceversa, en esa práctica marcial que es la capoeira, donde la estética surte más efecto que la violencia.

Las callecitas del Pelourinho están sembradas de iglesias, como toda la ciudad. Verdad o leyenda, los bahianos juran que su ciudad tiene 365 iglesias, una por cada día del año. Y que además alberga a la más fastuosa de todas: el complejo arquitectónico formado por la iglesia de San Francisco y la iglesia de la Tercera Orden de
San Francisco.

Esta última, s más pequeña, conserva entre sus muchos tesoros un cuadro del siglo XVIII al que, si se lo mira desde un lado y después desde el otro, se tendrá la sensación de que los ojos del personaje siguen al espectador y que su expresión cambia.

No son especialmente limpias las calles del Pelourinho, sino más bien lo contrario; se conservan sus orígenes a la vista. Hombres ricos, dueños de ingenios, haciendas y vidas esclavas, solían tener en esta zona sus altas residencias.

Y muy cerca estaba una especie de plaza seca (Largo do Pelourinho) en la que se castigaba a los negros rebeldes. Con el tiempo, las mansiones de antaño se fueron transformando en sórdidos conventillos en los que se hacinaban familias de todo origen. Poco queda de las historias trágicas, solo las paredes en las que han transcurrido.

Hoy, esta parte de Bahía es un centro turístico de primer nivel, con bares en las veredas angostas, locales de venta de artesanías y joyas autóctonas, comerciantes que cuelgan las ropas tradicionales hechas con telas livianas, y extranjeros llegados desde los untos cardinales del orbe, observados sin disimulo por los habitantes de la zona.

El Largo do Pelourinho mantiene el aspecto del siglo XVIII, bordeado de casas coloniales superadas en altura por las torres orientales de la iglesia de Nuestra Señora de los Negros, construida por esclavos y hoy frecuentada por sus descendientes.

viernes, 28 de enero de 2011

Turismo en Argentina - Museos a visitar


Museo Participativo de Ciencias
"Prohibido no tocar" es el lema de este museo (ubicado en el paquete barrio de la Recoleta) que invita a jugar con las leyes de la Física y la Química. Nada más divertido que experimentar y, de este modo, aprender conceptos y principios de electricidad, óptica, sonido, mecánica y geometría. Abre de lunes a viernes de 9am a 4pm y sábado y domingo de 3pm a 8pm.
Dónde queda: En el Centro Cultural Recoleta, Junín 1930, primer piso.
Cuánto cuesta US$5. Menores de 4 años, gratis. Informes. (54 11) 4807-3260.

Museo Nacional de Bellas Artes
Para que la visita al museo y sus exposiciones sea una experiencia fuera de lo común, los guías del lugar proponen un recorrido participativo. Se realiza todos los sábados a las 3pm y está dirigido a chicos de 5 a 12 años, acompañados por sus padres. Punto de encuentro: hall de entrada.
Dónde queda: Av. Libertador 1473.
Cuánto cuesta: Entrada gratuita.
Informes: (54 11) 4803-0802/4691.

Museo de los Niños
Dentro del moderno shopping Abasto, este museo recrea una ciudad para los chicos de 3 a 12 años. La idea es que a partir de juegos en grupo, ellos comprendan la vida en la urbe. Como en la vida real, pero a menor escala, aquí también hay calles perfectamente delimitadas, un restaurante, un puerto, un supermercado, la sede del gobierno, el banco y una fábrica. Los niños pueden ponerse al frente de una tienda, hacer compras en el supermercado o dirigir un programa de televisión. Abre de lunes a viernes de 10am a 9pm; sábado, domingo y feriados de 11am a 9pm.
Dónde n i Shopping Abasto, Av. Corrientes 3247, Nivel 2.
Cuánto cuesta: US$5. Informes: (54 11) 4861-2325.

Museo de Ciencias Naturales de La Plata
Tal vez su colección de restos de dinosaurios sea el mayor atractivo para los infantes, especialmente después de haber visto películas como Jurassic Park o Dinosaurio. El museo abre todos los días de 10am a 6pm. Además, sábado, domingo y feriados, entre las 10:30am y las 4:30pm se realizan visitas guiadas, cuyo costo está incluido en la entrada.
Dónde queda • Paseo del Bosque, calles 1 y 53, La Plata. Para llegar, tomar la autopista Buenos Aires-La Plata. El museo está detrás del zoológico.

viernes, 23 de octubre de 2009

Espectáculos en el Turismo

Especatulos en el Turismo
Espectáculos y restaurantes.
Los restaurantes de mayor prestigio generalmente requieren reserva previa. En ciertas ocasiones, con meses de anticipación. En este caso, el personal del hotel puede resultar de gran ayuda. También puede intentar a través de Internet o con una llamada telefónica de larga distancia.

En el caso de teatros y espectáculos, la primera opción es dirigirse a la boletería. Sin embargo, en algunos casos esto puede constituir una pérdida de tiempo ya que la reventa está muy institucionalizada. Si no hay lugares disponibles para asistir a la representación de esa obra que usted no quiere dejar de ver, consulte al conserje y prepárese a pagar: entradas siempre aparecen, todo depende del precio.

Otro recurso es ir al teatro sobre la hora de la función para chequear si hay devoluciones de último momento.