Entrada destacada

Guía turística en Kenia

Viajar por Kenia requiere de todas las cosas que uno normalmente lleva cuando parte de viaje . Sin embargo, hay consejos que siempre vien...

martes, 30 de agosto de 2011

Conozca Indonesia


Imagine ahora llegar a este Edén y ser recibido en el aeropuerto con un collar de flores-, en el hotel descubrir que su bungalow se encuentra al final de un puente de madera sobre el agua y que por una ventana en el piso puede observar a los peces multicolores nadando bajo sus pies.

Por la noche, el sonido del mar arrulla su sueño y a la mañana siguiente despierta para ver cómo el desayuno llega en canoa hasta su puerta. Una zambullida y ya estará disfrutando de las maravillas del snorkel.

A la hora del almuerzo, nada mejor que un romántico picnic en algún motu (islote) desierto y por la noche, una deliciosa cena tahitiana animada por las sensuales danzas iamure. Al desembarcar respire profundamente el aroma dulce y fuerte de la liare -esa flor tan típica de estas islas, muy parecida al jazmín-que se esparce por valles y montañas evocando la leyenda de una muchacha enamorada de un gallardo príncipe, muerta por no poder cumplir su más caro deseo: casarse con su amor.

Se dice que los cinco pétalos de la flor son sus dedos y que el crujido que hacen al abrirse por las mañanas es el ruido del corazón de la joven rompiéndose. Hoyen día, las mujeres la llevan detrás de la oreja derecha cuando quieren dar a entender que están disponibles, o tras la izquierda cuando su corazón ya ha sido tomado.

Los isleños son gente fuerte y amistosa; envueltos en coloridos pareos se toman la vida con tranquilidad mientras se dedican al cultivo de hermosas perlas negras. Descienden de excepcionales navegantes que hace más de tres mil años abandonaron el sudeste asiático para poblar las islas que van desde Hawaii hasta Tahití, atravesando el océano embravecido en busca del lugar ideal.

Con ellos trajeron sus mitos y leyendas, sus costumbres religiosas -que incluían sacrificios humanos- y el símbolo de su increíble coraje y honor: los tatuajes.

Los colores, sonidos y sabores de esta región inspirarían a escritores de la talla de Hermán Melville (Moby Dick) y Robert Louis Stevenson (La isla del Tesoro) y serían atrapados para siempre en las pinturas del francés Paul Gauguin.

domingo, 28 de agosto de 2011

Viaje en Tren en Venecia


Al llegar en tren, atravesando el Puente de la Libertad que la une a tierra firme, encontramos un territorio mágico en el que elementos tan cotidianos como los autos o los semáforos simplemente no existen, y donde todo es hermoso y armónico de un modo ligeramente decadente.

En minutos podemos pasar de disfrutar del bullicio del Gran Canal, con su colorido de tarjeta postal y su tráfico permanente de góndolas, lanchas y vaporetti, al silencio y la recogida admiración de alguna imagen que a partir de ese momento se transformará para siempre en una visión personalísima y única de un puente, una loggia o un palazzo. En pocos lugares del mundo podemos ver tantas construcciones nobles juntas formando fila; si bien tienen todos los colores posibles del mármol en sus fachadas y diferencias en sus estilos, conforman lo que algunos arquitectos llaman el "equilibrio veneciano".

Sus 117 islas, 150 canales y 400 puentes forman un mapa complejo donde cada uno de nosotros descubrirá "su" Venecia. Sugerimos comprar, antes de llegar, un buen plano que incluya los puntos de interés y, sobre todo, las líneas regulares de motoscafi (lanchas rápidas) y vaporetti (pequeños barcos del transporte público). Esta previsión nos permitirá movernos con comodidad, ya que las embarcaciones funcionan exactamente como el transporte público de cualquier ciudad (con el toque elegante y romántico de Venecia). Resérvese cada día un buen tiempo para caminatas: Venecia es una ciudad muy segura donde no hay forma de perderse, y le garantizamos que sus ojos se llenarán de belleza cuyo recuerdo perdurará para siempre.

El paso siguiente es recorrer el Gran Canal en vaporetto o en góndola (la primera opción es muy económica, la segunda puede rondar entre los US$70/90). Nos embarcamos en San Marco y vamos hasta el final, a un lado de la estación de Santa Lucia. Sus 3km de recorrido, donde veremos los 200 palacios de mármol, son la herencia más visible de la enorme riqueza que acumuló Venecia a lo largo de los siglos.

De regreso, si desembarcamos en el Ponte di Rialto estaremos en uno de los lugares más fotografiados del mundo. Construido en 1588, llama la atención por su elegancia, pese a que se le impuso a su constructor que por debajo pudiera pasar el arma más poderosa de los venecianos: la "galera" de guerra. Desde el puente, se disfruta una vista de la zona más suntuosa del Gran Canal, y en sus alrededores funciona el centro comercial de Venecia.

Otros "imperdibles" de Venecia: La Gallería dell'Accademia, museo donde se encuentra lo más importante de la famosa escuela veneciana de pintura. La Ca' d'Oro (la Casa de Oro) es un palacio veneciano clásico muy bien conservado, con un hermoso patio interior y una colección -muy destacada- de pinturas, tapices y esculturas venecianas.

viernes, 26 de agosto de 2011

Marrakech


Jemma el-Fna ocupa una inmensa explanada delimitada por las construcciones tostadas que anuncian la entrada a los souks y surcada por efluvios tan diversos, como el de las brochettes de mouton (cordero) que se cuecen en una parrilla improvisada o el de los generosos tallos de menta que trae un hombre en la canasta de su bicicleta.

Para que quede claro que no todo es del color rosa-romántico que se ve en el sur del país, conviene recordar el pestilente olor de las heces de los caballos, utilizados en los carruajes que pasean a los turistas. Se podría decir que en la plaza convergen compradores, vendedores, policías distraídos -pero con ametralladora en mano-, papa-moscas y voyeurs. Cada uno puede elegir su rol, y naturalmente está permitido cambiarlo.

También sentados en el pavimento, los escribas públicos se reconocen porque les hace sombra un amplio paraguas negro. Por unos pocos dirhams ellos redactan cartas de amor y de negocios o certificados de divorcio. Los mecánicos dentales están sentados en una silla y tienen una mesa en la que exponen dentaduras postizas y con paciencia explican a sus clientes cómo resolver alguna inconveniencia gingival, molar o bucal.

Hay aguateros que portan agua pura dentro de un cuero de animal, artesanalmente preparado; lustrabotas, pirámides de acróbatas, monos que imitan -¡y a veces muerden!—, almendras a granel y alfombras colgadas de los techos: la propuesta es pletórica y acaso, por eso, tan estimulante.

Ser contador de historias es uno de los oficios más exitosos de la plaza, y -de acuerdo con la cantidad de público oyente-, también favorecido económicamente. No tiene libro ni apuntes, el artista se vale únicamente de su memoria y día tras día retoma el relato que incluye pinceladas de amor, trazos de violencia, tildes de tristeza y muchísimo suspenso.

No es que el árabe se deje entender, pero los rostros atentos de los que escuchan traslucen las emociones. Si en algún momento la confusión nubla la vista y el hambre se queja desde el estómago, vale hacer un pido y asilarse en alguno de los restaurantes que rodean la plaza y tienen balcones para no perderse ni un minuto de la fiesta cotidiana.

En un momento impreciso, entre la tarde y la noche, mil y un faroles se encienden en Jemma el-Fna, que se transforma en un extenso comedor. Decenas de carritos de comida con cacerolas humeantes, pavas de cobre y cocineros con gorro de chef se instalan y preparan manjares hasta la medianoche. La oportunidad es perfecta para probar el tajine, un consomé de legumbres con pollo o cordero o el cuscus, trigo molido y cocido.

Dejar Marrakech es como abandonar una fiesta que siempre está en su mejor momento. Sin embargo, el Sahara silencioso y desafiante que se inaugura hacia el oeste es una buena excusa para partir.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Ayoma Palace Spa


Salido de Las mil y una noches, el Balsmand Lake Palace abre sus puertas en medio de la jungla a los peregrinos que llegan desde todo el mundo en busca de salud corporal, mental y espiritual.

La filosofía que rige en este centro se basa en el Ayurveda, término que podría traducirse como la Ciencia de la Vida. Con el convencimiento de la influencia que ejerce la mente sobre las enfermedades corporales, esta ciencia de más de 1200 años de antigüedad, asegura restablecer con antiguos ejercicios de meditación y milenarias recetas de herboristería, el equilibrio mental y, por ende, la plenitud física.

Cada mañana una tisana curativa es lo primero a ingerir mientras nuestros pies son meticulosamente lavados para recibir los beneficios iniciales del Ayurveda. Un desayuno más que sano, con gran variedad de frutas y panes integrales... y de brazos abiertos nos rendimos ante los placeres ocultos de la India. Interminables masajes se ocupan de sanar cada centímetro de nuestro cuerpo.

Para activar y corregir el funcionamiento de los órganos vitales, una máscara de hierbas que pasa del frío al calor es aplicada en el cuerpo a medida que los puntos energéticos en nuestros pies y manos son constantemente masajeados.

Puede maravillarse con el Shiro Dhara -fricciones con aceites vegetales sobre el tercer ojo que alivian las tensiones del tronco superior como los dolores de cabeza y el estrés generalizado- o experimentar las sensaciones del Shiro Lepa, que se centra en el sistema nervioso y la espina dorsal, provocando con sus vapores medicinales el alivio del cuerpo entero.

La tensión y las manchas del rostro desaparecen con el fvtuhkra Lepa, un bálsamo entre compresas de hojas medicinales embebidas en aceites tibios esenciales e inhalaciones que ayudan a purificar la piel y eliminar las toxinas.

Al terminar con los tratamientos diarios, es posible pasear sobre el lomo de un elefante elegantemente ataviado, o concurrir a un excitante safari fotográfico: el paraíso hindú nos regala su sabiduría oriental y enseña a cuidarnos de una manera muy especial.

lunes, 22 de agosto de 2011

Eugénie-les-Bains


Perdido en la región de Landes, en Francia, a solo 45km de la ciudad de Pau, existe un pueblito de aguas termales llamado Eugénie-les-Bains.

Una maison de campagne, con techos de pizarra gris y gruesas paredes de piedra esconde uno de los paraísos más buscados por aquellos que procuran el verdadero relax: Les Prés d'Eugénie. En este lugar uno pasa a ser el centro del universo. El recibimiento empieza con un..."por favor mess/eurs, no hagan esfuerzo alguno, ustedes están aquí para descansar". Uno, obediente como es, se entrega sin chistar a los maravillosos cuidados de estos personajes educados para complacer hasta el más mínimo capricho imaginable.

Cada detalle en este lugar ha sido minuciosamente pensado para que impere la más impoluta de las armonías; desde las habitaciones decoradas con un gusto indiscutible, a los jardines cultivados con lavanda y otras hierbas aromáticas, a la maravillosa gastronomía en manos del chef Michel Guérard. Todo es sencillamente perfecto.

La rutina en Les Prés no existe. Libres de elegir todos los días un tratamiento diferente, una larga lista de placeres al alcance de la mano hace que la elección no sea fácil. Un staff de profesionales dispuestos a aconsejarlo según sus necesidades le propondrá, por ejemplo, "pasarla mal" sumergido en un bain medieval, donde abundan las hierbas de provence, como el romero y el estragón, con el fin de tonificar y drenar todas las capas de la piel.

O -por qué no-entregarse a los brazos de Morfeo sobre una mesa de mármol tibio, mientras se disfruta de un hydro-massage penetrante de aguas minerales o flotar en una piscina de barro blanco que ni fel más exigente hubiese soñado encontrar. Seguramente extenuado después de jugarse unos hoyos de golf o un partido de tenis, necesitará recuperar fuerzas con alguna de las recetas de la cuisine minceur, especialmente elaborada para morir sanamente de placer.

Hortalizas cultivadas en el mismo spa se fusionan con las carnes magras de un sabroso canard que ha sido macerado en aceites y consagrado con el perfume de las verdaderas trufas. Pet/t fours, un delicioso café y el sagrado retiro hacia una biblioteca poblada por cuentos y fantasmas de la región, lo elevarán al tan ansiado Nirvana.

domingo, 21 de agosto de 2011

Compras en Marruecos


Qué ver q comprar en los mercados

La base de cualquier experiencia en estos mercados es el regateo. Si negocian bien, los recién casados encontrarán piezas únicas para decorar su nueva casa y -a la vez- guardar un precioso recuerdo de una exótica luna de miel.

Cuero: Se dice que es el más suave del mundo. La marroquinería -no en vano tiene ese nombre- es el arte más celebrado en Marruecos.

Alfombras: si bien no son mágicas -como cuentan las historias de Las mil y una noches- no dejan de ser únicas. No hay dos diseños iguales y todos ellos son fruto de la imaginación y el don de improvisación de las artesa-nas. Desde las más comunes, hechas con algodón y otras fibras vegetales, hasta las más elaboradas, estilo kilim, el precio refleja la diversidad: entre US$90 y US$12000.

Bronce: empleado en pipas de agua, platos, brazaletes es un elemento clave en el artesanato. La plata es también utilizada: las teteras realizadas en este noble metal son el símbolo de la hospitalidad de los lugareños, además del souvenir más popular.

Madera: Los objetos de madera proliferan en los mercados, sobre todo paneles esculpidos, utilizados para decorar los interiores de mezquitas y casas acaudaladas. También se los puede hallar pintados o esculpidos en otros materiales.

sábado, 20 de agosto de 2011

Paseo por Murano


El paseo en vaporetto hasta Murano, para conocer la laguna que rodea a Venecia y sus reservas naturales, vale la pena. Poblada por selectos artesanos, la llamada "isla de vidrio" es visitada a diario por aquellas personas que aprecian el refinado cristal que allí se produce.

Antiguas fórmulas siguen reproduciéndose dentro de los añosos talleres, asegurando, de esta manera, que técnicas como el esmaltado, el aventuñne, con sus delgados hilos de oro o el millefiori y sus maravillosos colores, no desaparezcan. En los escaparates, es posible encontrar collares, cuentas de vidrio, copas, lámparas, fuentes e infinidad de souvenirs.

En los talleres de avanzada, los artesanos, conscientes de las alternativas por las que atraviesa el gusto de los clientes, premeditadamente, se han dedicado a innovar a la hora de emprender sus nuevas creaciones.

Saciada la curiosidad, cerca del Museo Vetrario, que alberga una colección importante de objetos de vidrio egipcios, hay una cantidad de simpáticas trattorias donde se puede degustar una sabrosa gñgliata di frutti di mare o la mejor pasta sciutta casera de toda la región antes de partir.

El tiempo transcurre sin que nos demos cuenta. Después de largas jornadas de diversión y horas dedicadas a disfrutar del amor, es inevitable la despedida. Venecia nos regala una última sonrisa, distinta de la de todos los días. Sus colores, palacios y tesoros quedan guardados en nuestra memoria junto con la esperanza de volver a navegar pronto sobre sus aguas calmas.

jueves, 18 de agosto de 2011

Souks - Mercados de Fez


Cuando el viajero conoce los verdaderos souks -mercados- de Fez, advierte de una vez la diferencia: nunca podrían estar vacíos porque, como si se tratara de un atributo fundamental, son exuberantes. La mejor guía es dejarse llevar por las escaleras que suben, bajan y desembocan en pasajes que siguen y doblan hasta agotarse en alguna cortada.

Hay que perderse, cederle el paso a ese burro cargado con alforjas panzonas y detenerse a conversar -en francés o español precario- con los artesanos asomados desde los pequeñísimos locales.

En un rincón de la medina, los que trabajan el cuero llevan la delantera en materia de marketing personal, sin inversión. El hedor que emana de los teñideros basta para que uno se pregunte qué es y cualquiera responda: siga la flecha.

Hasta se implemento, en un balcón de la zona -por supuesto, se cobra entrada- una especie de mirador didáctico. Desde allí, se descubre un centenar de cubos emplazados en la tierra y llenos de líquidos colorantes dentro de los que chapotean los tintoreros mientras sumergen las planchas de cuero.

A pesar de su naturaleza efervescente, los pasadizos de Fez se aquietan frente al portal de la mezquita Karayouine. Aunque el ingreso está restringido a los no musulmanes, desde la entrada se ven los grupos de arcos de medio punto sobre cuya base los fieles se recuestan y, en un silencio impasible, conversan con Alá. Poco a poco, casi como un reflejo, el cuerpo busca tranquilidad y comienza a alejarse del enjambre de pasajes para expandirse, a sus anchas, en las avenidas del centro moderno.

Según el escritor marroquí S. M. Hassan, su país "se parece a un árbol cuyas raíces penetran hondamente en el suelo de África y que respira gracias a su follaje, que susurra a los vientos de Europa. Pero, también se extiende hacia el oriente, al que nos unen lazos culturales".

Así, debido a su estratégica posición geográfica, el reino de Marruecos fue, desde siempre, un territorio propicio para el encuentro y mezcla de razas.

martes, 16 de agosto de 2011

Turismo en Xcacel


Lo mismo sucede cuando descubrimos -y atención porque este dato es inédito- el cenote escondido en Xca-cel, una playa de ensueños y casi deshabitada. Hay que abrir bien los ojos para encontrar el pequeño cartelito de madera que indica el camino de entrada, inmerso en la densa vegetación.

Respete las pocas normas que protegen el medio ambiente; hasta el uso de bronceadores está prohibido con el fin de no alterar la pureza del ecosistema. Estas cavernas prehistóricas deslumhran al igual que las de Patchén con sus techos y estalactitas; en sus lagunas miles de peces -de seguro provenientes del mar- nadan alborotados mostrando la intensa gama de sus exóticos colores.

COMO LLEGAR: Cancún cuenta con un aeropuerto internacional que conecta vuelos procedentes de todas partes del mundo.

ALOJAMIENTO: La variedad de hoteles es infinita. La cadena Barceló presenta una oferta que abarca varias categorías, desde 3 a 5 estrellas. Los precios por persona de una habitación doble van desde los US$80 hasta US$180.

COMIDA: Los tacos constituyen la comida típica más famosa, pero vale la pena probar también las sincronizadas (tortillas de harina de trigo con jamón y queso), el cebiche (pescado macerado en limón), todo tipo de marisco, nopales (una tuna que se asa a la parrilla) y chiles.

MONEDA: Peso mexicano. Conviene caminar un poco para conseguir el mejor precio, ya que el cambio es libre.

IDIOMA: Español.

TRANSPORTE: El transporte público es bueno, seguro y económico. Antes de abordar un taxi arregle el precio primero.

domingo, 14 de agosto de 2011

Palazzo Ducale


1499 - El Palazzo Ducale, de estilo netamente gótico, en el cual se desempeñaron muchas de las funciones políticas de la República, atesora las mejores obras de maestros como Tiziano, il Tintoretto y Veronese.

La fabulosa Basílica di San Marco expone su extravagante mezcla de estilos y un altar íntegramente laminado en oro, sin dudas una obra maestra en la construcción y un lugar realmente majestuoso para poder visitar en vacaciones con toda la familia.

viernes, 12 de agosto de 2011

Quintana Roo


El dios Chaac, desolado con la visión de los páramos terrenales, decidió descansar bajo la sombra de la ceiba celestial. Después de pensar un buen rato sobre cómo transformar aquellas tierras en hermosos y coloridos bosques, entre la bruma apareció la silueta de una mujer cuya piel era del color de la caoba.

Con su dulce voz se dirigió al abatido Chaac; "...por las venas de! yaaxché, fluye el líquido precioso que semeja lágrimas; es menester abrirlas para que el líquido sagrado se derrame sobre la Tierra".

La bella mujer se diluyó entre las sombras y el dios tomó las palabras de la revelación, hundiendo su poderoso cuchillo en la tierna corteza del árbol. El néctar sagrado emanó del tronco, obligando al cielo a descargar su primer aguacero, conocido como el chacalha. Brotaron así árboles y plantas. Desde entonces, después de las lluvias la bella mujer renace en forma de arco iris: era el espíritu del agua, tristemente cautivo dentro del tronco de aquella ceiba.

La realidad es que en toda la superficie del territorio que abarca el estado de Quintana Roo, milagrosos cauces de agua dulce y cristalina han horadado el subsuelo a través del tiempo, creando fantásticas cavernas llamadas cenotes. La creencia indica que estos pozos naturales servían de morada a las distintas deidades. Por ser centros del peregrinaje maya por excelencia, es frecuente encontrar en sus inmediaciones altares y magníficas estructuras ceremoniales.

El acceso a algunos de estos cenotes es un tanto complicado. Tal es el caso de Patchén, cuando se visitan las ruinas de Coba. Por eso es fundamental llevarse ropa cómoda, ya que el descenso hasta la laguna subterránea se realiza por medio de cuerdas (rapelling). El aliento perdido en el descenso no se recupera ni siquiera cuando los pies tocan tierra firme.

jueves, 11 de agosto de 2011

Gondoleros en Venecia


Ningún recurso resulta tan eficaz para robar promesas al ser amado como la sorpresa de un paseo en góndola. Estos navios de lustrosa laca negra están compuestos por más de 260 piezas de madera labradas manualmente.

Cuenta la historia que, siglos atrás, la fama de un artesano que construía estas formidables embarcaciones llegó hasta los oídos del mismísimo Dux. Desde ese entonces, el artesano y su familia pasaron a ser las únicas personas a las cuales se les permitió fabricarlas.

Secreto celosamente guardado hasta el día de hoy, las góndolas siguen siendo tapizadas con suaves telas y provistas de mullidos almohadones para el confort supremo de sus pasajeros.

Los gondolieri, amables caballeros que visten remeras de algodón a rayas y pañuelo al cuello, son fieles aliados dispuestos a dar una mano al prójimo. Por unas liras extra, entonan maravillosas camomilas mientras se navega bajo el cielo estrellado.

Algunos son capaces hasta de sacar a relucir un par de copas y una botella de buen tinto, si fue previamente acordado. Llenos de orgullo localista, estos hombres relatarán durante la travesía las leyendas de cada uno de i palazzi que se sucedan durante el trayecto.

miércoles, 10 de agosto de 2011

Fez


Cada mañana, bien temprano, Fez se levanta con el canto monocorde del muezzin quien, desde las alturas de un minarete, invita a los fieles a la oración. No importa dónde estén, los creyentes se apoyan sobre sus talones, orientan la mirada hacia La Meca y recitan, como murmurando, los versos del Corán.

Este rito se repite cinco veces al día y, si bien no todos los marroquíes lo cumplen, es posible ver, ya sea en el interior de un negocio o en una esquina de la medina, cómo los musulmanes dejan sus quehaceres para dedicarse, por unos instantes, a rezar.

Ni bien ingresa a la medina, el viajero queda librado a su suerte, a su olfato, a la brújula que tenga incorporada o al curso Aprenda árabe en diez días que tomó antes de viajar. Todos los recursos son válidos, porque el laberinto es vasto y los senderos que se bifurcan, también. Ante la duda, abstenerse, pensarán algunos y contratarán, sin más, a un guía local.

Este proceso que parece muy sensato, puede complicarse si uno se topa con un faux guide o guía falso. No es para preocuparse, sino más bien para estar prevenido. Este personaje, muy simpático, se acercará a los turistas con cualquier excusa, por ejemplo: "¿Alemán, español? ¡Ah!, de Argentina...

Maradona (infalible). Ustedes son pobres como nosotros, del Tercer Mundo... tres bien (contento por su descubrimiento). Mi nombre es Abderrafá, ¿quieren tomar un té conmigo? Hoy no tuve clases y me gustaría practicar mi español," Suena tan cálido que es fácil acceder, un rato más tarde, a recibir sus servicios como guía.

Y así. casi musicalmente, una cosa lleva a la otra, pasean por la medina, compran artesanías y hasta comerían perdices si, acaso fortuitamente, no se enteraran que estuvieron en una falsa medina con un falso guía. En efecto, ¡a estrategia del joven es llevar a los turistas a un barrio alejado, con callecitas estrechas y poca gente, porque en el souk la policía detecta que es un guía trucho.

lunes, 8 de agosto de 2011

Torre dell'Orologio


Con el cansancio del viaje ya en el olvido, el único apremio del nuevo día consiste en internarse dentro del laberinto que forman las innumerables calles empedradas. De la misma manera que se visita Picadilly Circus en Londres, o La Place de la Concorde en París, para obtener una primera impresión de este lugar hay que dirigirse directamente a la Piazza San Marco.

En este, el espacio al aire libre más grande de la ciudad, una gran multitud comparte el piso, las escaleras de los edificios o la mesa de algún café, para dedicarse a la lectura o a dibujar las delicadas fachadas que asoman por doquier.

Parados en el centro de la plaza y girando 360 grados, se puedenapreciar las maravillas arquitectónicas que se han erigido a través de los siglos. El Museo Correr, construido por Napoleón para que allí funcionase un gran salón de baile, alberga hoy día una colección que relata la historia de este grandioso pueblo.

La Torre dell'Orologio anuncia con sus campanadas el cambio de hora desde el año cubierto por más de 3000 piedras preciosas.

La lista es tan extensa que resulta imposible recorrer todos los lugares, así que es recomendable ir conociéndolos de a poco.

sábado, 6 de agosto de 2011

Marrakech


A los pies de la cordillera del Alto Atlas, vestida con palmeras y maquillada de ocre, Marrakech es la capital del sur marroquíy la ciudad estrella del circuito imperial. Las murallas rosadas y la Koutoubia, el minarete principal de 70m de altura, crean el ambiente: cálido por supuesto.

¿O podría ser de otra manera en Marrakech-la Sahariennne? Ya preparados -aunque nunca tanto para lo que les espera-, los viajeros se asoman a Jemma el-Fna, la gran plaza que entona la identidad eufórica de la ciudad.

Casi como una paradoja del paso del tiempo, el nombre jemma el-Fna significa reunión de muertos y hace una escalofriante referencia a cuando los sultanes ejecutaban a los criminales y exponían allí sus cabezas.

Acaso para no pensar en aquellos años turbulentos, surgieron nuevas definiciones, como patio de maravillas. Incluso entre los hombres de las montañas es conocida como la plaza loca.

No hay un monumento que marque el centro, porque todo es centro: cada metro cuadrado de la plaza alberga un entretenimiento distinto. El sonido predominante pertenece a una flauta afónica, incesante, utilizada por encantadores de serpientes.

Estos hombres llegan cerca del mediodía con un cesto del que extraen un puñado de reptiles; se acomodan en el piso, extienden una alfombra y ios excitan para que interrumpan su somnolencia y permanezcan amenazantes, pero hipnotizados por la melodía.

jueves, 4 de agosto de 2011

Conociendo a Marruecos


A orillas del océano Atlántico, la capital del reino es bastante más serena y algo más ordenada que el resto de las ciudades imperiales. Conocida por sus bulevares de palmeras y flores, y el blanco de sus construcciones, Rabat es la residencia del rey Sidi Mohamed, hijo y sucesor de Hassan II.

Al referirse a la capital, inmediatamente se nombra a su hermana, Salé, sobre la margen derecha del río Bou Regreg. En el siglo X, una tribu de musulmanes bereberes fundó el pueblo de Salé (llamado Chella por los romanos) y del otro lado del río, un fortín para guarecer a los soldados. En 1150, el gran líder Abd El Moumen convirtió la modesta fortaleza de Rabat en una base de operaciones militares.

El nombre de la ciudad tiene su origen en aquella primera fortaleza o ribat. Cuando uno se acostumbra a la cotidianidad marroquí, se siente la necesidad de recorrer los souks, registrar imágenes y personajes nuevos, tomar un café en un fondouk o bar tradicional.

Así, cuando el orden de la ville nouvelle aburra, es posible desviarse por la avenida Hassan II, hacia la muchedumbre caótica de la medina.

En el mercado de los orfebres, Mohamed trabaja pacientemente el bronce con su martillo; los golpeteos ensordecedores parecen no molestar a su amigo Abdel que le habla sin cesar. Mohamed cada tanto se sonríe, pero no quita la vista de la bandeja que está a punto de terminar.

A pie por Souika, la calle principal, los distintos souks, de alfombras de seda, de babouches (chinelas típicas, en cuero) y calzado en general, de comida, de joyeros y de cerámica. Uno de los lugares más misteriosos de Rabat es el interior de la Kasba des Ouda'ías, la ciudadela fortificada que bien protegió a la tribu de los Ou-daías. El ingreso es por una puerta maciza y de relaciones armónicas, construida por Yacub El Mansour.

martes, 2 de agosto de 2011

Turismo en venecia


Clandestina y generosa. Venecia se ha convertido desde entonces en el refugio de los amantes que buscan ocultarse tras las máscaras lujosas de su sofisticado carnaval.

Amparados bajo el espeso manto de la bruma invernal, estas almas recorren libremente las gastadas callejuelas en complicidad con la tenue luz de las farolas...

Sin más preámbulos, este clásico secular levanta sus telones a las nuevas generaciones cargadas de eterna sensibilidad.

Una ciudad surge milagrosamente del mar. En vez de calles, grandes canales por donde galantemente se deslizan embarcaciones de todo tipo y color, induciendo a la estrecha cercanía. Más de un centenar de islotes unidos entre sí por pétreos puentes forman una intrínseca red que evoca esplendores pasados.

Al llegar al aeropuerto Marco Polo, en Tessera, comienza una nueva e ineludible odisea: el cruce en vaporetto de la laguna que separa a Venecia del continente. Estos taxis marítimos, con revestimiento de madera impecablemente barnizada, navegan, apacibles, entre numerosos veleros que despliegan un sinfín de banderines multicolores.

Semejante espectáculo maravilla y, a medida que la ciudad se acerca, como por arte de extraño encantamiento, comienzan a divisarse a lo lejos las fachadas de edificios cuyos pórticos surgen fusionados con el agua. El sol de la tarde tiñe a la ciudad de un dorado tenue, logrando convertir este momento en perfecta bienvenida. Próximos a desembarcar, el vaporetto es amarrado a un embarcadero de ensueño.

Una escalinata de mármol, flanqueada por dos imponentes candelabros de hierro, nos conduce a la entrada de un majestuoso palaizo convertido en hotel. Salones adornados con frescos renacentistas y una sucesión interminable de arañas de cristal, dan luz a las exquisitas ninfas esculpidas en mármol que delatan lo innegable, lo increíble: ¡estamos en Venecia! Instalados como reyes y después de una ducha reconfortante, hay que recobrar energías con alguna de las tantas delicias que ofrece la cucina italiana.

lunes, 1 de agosto de 2011

Sian- An-Kan


Muy cerca de Tulum comienza una reserva de fauna y flora autóctonas con casi 6O.OOOha de extensión. Tarzán y Jane mudarían encantados su residencia en el África para gozar de la vida silvestre que invade a Sian- An-Khaan por los cuatro puntos cardinales.

Con el primer rayo de sol zarpamos a la mejor aventura de este viaje. A medida que penetramos en el corazón mismo de la jungla, los sonidos de los más diversos animales agudizan al máximo nuestros sentidos. Solo los flamingos, guacamayas, tucanes y pelícanos se pueden reconocer a simple vista.

Mientras los monos curiosos se acercan a una distancia prudente, avistamos el primer lagarto de dimensiones considerables. "¡Híjole. Mira nomás el tamaño de juanchito", comenta Paco, nuestro amigable guía.

Los relatos de Paco, quien exagera todo para incrementar el suspenso y nos enseña con detalle las propiedades medicinales de algunas plantas, hacen que el trayecto sea inolvidable.

Mil veces se puede volver a la Riviera Maya y aún así no terminar de conocerla por completo. Muchas atracciones han quedado pendientes: Xcaret con su río subterráneo, los delfines de Cozumel, Chichén-Itza con su imponente pirámide o el acuario natural de Xel-Há, junto a la sonrisa de quienes pueblan Playa del Carmen.